Este desayuno es el preferido de millones de personas alrededor del mundo, ya que su flexibilidad lo hace adaptable al gusto de cualquier persona. Se pueden hacer con diferentes materiales y acompañarlos con elementos dulces o saldas. Sin duda es nuestro desayuno favorito.

Los análisis de granos de almidón en herramientas de molienda de más de 30.000 años de antigüedad indican que ya en la Edad de Piedra se estaba haciendo harina y probablemente al mezclarlo con agua y hornearlo en una roca caliente, nacieron los primeras hot cakes de la historia. En la antigua Grecia y Roma, los hot cakes se hacían con harina de trigo, aceite de oliva, miel y leche cuajada.

Durante el Renacimiento inglés, la gente condimentaba sus panqueques con especias, agua de rosas, jerez y manzanas.

La harina de trigo integral, como todos los cereales integrales, es una buena fuente de carbohidratos, La cual se convertirán en glucosa, que es la fuente de energía preferida del cerebro y te ayudará a estar alerta y de buen humor durante toda la mañana.

Los cereales integrales también son una buena fuente de fibra, tanto soluble como insoluble. La fibra soluble, que se disuelve en su sistema digestivo, ayuda a disminuir la absorción. Aunque los hot cakes son una buena fuente de vitaminas y minerales, los hechos con trigo integral tienen niveles más altos de calcio, hierro, fósforo y riboflavina.

Te invitamos a desayunar hot cakes y los mejores de la zona los encontrarás en: THE PANCAKE HOUSE®.